Aunque vayamos por la vida queriendo adoptar a todos los michis que se cruzan en nuestro camino, es importante que sepas cómo acercarte a ellos porque algunos son callejeros y otros ferales.

Mininos ferales y callejeros

Los mininos ferales son todos aquellos que nunca han tenido contacto directo con humanos y los callejeros, fueron criados en casa y en algún punto de su vida se perdieron o fueron abandonados a su suerte.

¿Se puede domesticar un minino feral?

La mayoría de los mininos ferales no lo son al 100%, pocos son los que viven de la caza así que muchos viven cerca de lugares donde hay humanos y así se alimentan de las sobras.

Por lo tanto la posibilidad de ser adoptado dependerá de las siguientes causas:

  • Edad: después de las 7 semanas, es difícil para un minino socializar con los humanos, así que deberás tomar en cuenta la manera en que interactúas con él.
  • Generaciones de ferales: si su madre se acerca a los humanos, es factible que el felino aprenda a hacerlo.

¿Cómo puedes ayudarlos?

Lo recomendable es alimentarlos dejando comida en un espacio seguro, libre de lomitos y humanos.

Acércate a asociaciones dedicadas a la captura y esterilización de estos pequeños. Así tendrán una vida más larga, con menor riesgo a desarrollar enfermedades (o lesiones por aparearse) y se controlará la población de mininos ferales en la zona.